María Helena: Sexto Festival de la Música del Litoral

Volver a Artículos periodísticos

SEXTO FESTIVAL

DE LA MUSICA DEL LITORAL

Noche radiante fue también la penúltima del Festival, cuando se repitió la Misa Criolla y el público de Posadas reconocía y aplaudía el esfuerzo -señalado en el libreto- de la Agrupación Coral de Posadas que en 12 días había preparado la difícil obra del maestro Ariel Ramírez, quien junto a Los Fronterizos, Jaime Torres y Domingo Cura, volvió a cosechar la merecida ovación del público.

Además hizo su presentación entonces la "Novia de Posadas", la juvenil María Helena, artista predilecta de esta tierra. Y como el final se aproximaba, Posadas ya no dormía y las peñas y las calles se llenaron de músicas, cantos y danzas para recibir así el último día de esta fiesta que ya se había hecho carne en el pueblo.

Tan es así que esa madrugada don Miguel Orfila despertó más o menos dulcemente cuando -previa piedrecita en la ventana- un compacto grupo de cantores le ofrecía una serenata. Los desafinados Marcelo Simón, Jaime Torres, Ricardo Smider no dejaban escuchar a los que verdaderamente cantaban: Eduardo Madeo y Yayo Quesada, presentados por un improvisado locutor que se esforzaba por darle a su voz atildada entonación ceremoniosa al decir "Dulce Posadas, señor Intendente, cantando para usted!": Ariel Ramírez. El previsor Presidente del Festival, no muy experto en estos menesteres de ser destinatario de lances serenateros, decidió grabar la experiencia y conserva así en prosaica cinta magnetofónica un documento seguramente único en la historia del folklore. (No porque no haya ocurrido antes, sino porque a nadie se le habría ocurrido grabarlo).

Así comenzó "el día más lindo del año", el de la despedida. Ante un público llegado de toda la provincia que colmaba totalmente las instalaciones del anfiteatro -y tres mil personas en la calle sin poder entrar- la Banda Municipal de Posadas desde las 21:30 creaba un "clima" con sus interpretaciones de música folklórica, para que media hora después se presentaran en el escenario a orillas del Paraná las delegaciones del Chaco, Corrientes, Formosa, los dueños de casa, la Orquesta Folklórica de la Provincia, Carlos Di Fulvio, el maestro del chamamé Tránsito Cocomarola, la simpática María Helena -a quien el público no dejaba retirarse del escenario- Raúl Barboza, Aníbal Sampayo, etcétera.

Se acercaba la fiesta a su fin. Ya se había sorteado un automóvil (!) entre el público, cuando el Presidente de la Comisión Organizadora, don Miguel Orfila agradeció a los concurrentes, al gobierno y a los artistas la colaboración prestada y todo terminó: Raúl Barboza, Tránsito Cocomarola y María Helena unidos para cantar al litoral en esta noche final y las delegaciones provinciales se estrecharon en un abrazo de hermandad bailando un valseado que rubricaba así una amistad nacida en ocho días y noches festivaleras.

Y el fuerte sapukay de despedida atravesó ríos y provincias para decir a los cuatro vientos que Posadas, dulce color del litoral, una vez más había levantado su ternura a flor de tierra. Esto ocurrió en el Sexto Festival de Folklore del Litoral.

Al día siguiente, llovió.

Nora Urdinola


Fecha del festival: Noviembre de 1968

Fuente: Revista Folklore Nº167

(5/12/1968)

María Helena entrega diploma

La juvenil novia de Posadas, María Helena, entregando un pergamino recordatorio a un correntinísimo integrante de la delegación de la provincia hermana.